historia

Regresar

   Historia de la "Sociedad de Beneficencia de Chiclayo"


La historia de las Sociedades Benéficas se encuentran en la etapa colonial de nuestra historia, lo que las hace instituciones más antiguas que la República y de todas las instituciones surgidas en el Perú republicano.

La influencia hispana no solo trajo la religión sino también el ejercicio de prácticas filantrópicas caritativas, reflejo del cristianismo en expansión de la época.

En el siglo XVI, cuando con ocasión de la firma de las capitulaciones de Toledo en 1529, se hizo mención a la necesidad de fundar una entidad benéfica en nuestro país. Una de las primeras medidas adoptadas en tal sentido, fue disponer la construcción de hospitales, y por tal motivo, es posible afirmar que la obra de las Beneficencias se inició en estas instituciones.

Más adelante, en 1602, el Virrey Luis de Velasco fundó la hermandad de vecinos encargados del cuidado del Hospital San Andrés, que en Setiembre de 1819, se convirtió en la Real Junta de Beneficencia. Esta institución tuvo a su cargo la administración del Ramo de Suertes, la Plaza de Toros, el Cementerio General y Hospitales.

En el año de 1834, a inicios de nuestra vida republicana, el Presidente Provisional Don Luis José Orbegozo expidió un decreto mediante el cual se instituye el nombre de Sociedad de Beneficencia de Lima en reemplazo dela “Real Junta de Beneficencia”, otorgándole su conducción y administración. A partir de ese momento, se irían creando progresivamente entidades benéficas en todo el país.


Así vemos que el 10 de Mayo de 1836 se crea la “Sociedad de Beneficencia de Lambayeque”, presidida por el Sub-Prefecto de la Provincia de Lambayeque, el Coronel del Ejército, Comandante Militar, Sr. Don Pedro Cisneros. Asistieron Don José Andrés Delgado, el Párroco Don Diego de Linch, Don José Vélez, y otras personalidades. Dándose posteriormente el Decreto Supremo del 25 de Abril de 1837, disponiéndose que se establezcan Juntas de Beneficencias en todo el país donde existan poblaciones.

Dado el Decreto Supremo del 25 de Abril de 1837, se instaló una Junta de Beneficencia en Chiclayo.

Ante la eminente creación del Departamento de Lambayeque, que virtualmente estaba creado en 1872 y por Ley del 1 de Diciembre de 1874 se creó el Departamento de Lambayeque, siendo Presidente de la República Manuel Pardo, dueño de la Hacienda Tumán , un grupo de eminentes Chiclayanos se reunieron y pidieron que se reactive la Resolución Suprema del 10 de Noviembre de 1847 que creaba la Sociedad de Beneficencia de Chiclayo.

Ante el pedido de los ciudadanos chiclayanos se da el Decreto Supremo del 18 de Setiembre de 1874 que ordena la reorganización de la Sociedad de Beneficencia Pública de Chiclayo. Entrando en función por Resolución Suprema el 25 de Setiembre de 1874 bajo la dirección de Juan Manuel Maradiegue y Bullón, eminente chiclayano, que siguió como tal hasta 1875.